19 de septiembre de 2010

Curiosidades


En ocasiones X colabora en el negocio de su padre, esto ocurrió mientras X ejercía de gerente ejecutiva (así la llama su progenitor y es digno de discusión, pero no viene al caso).

Un sujeto, de esos extraños que para X no tienen género, le dice:


Extraño: Sos muy linda, me haces acordar a una amiga.
X: Ah.
Extraño: Qué linda tu boca.
X: Ahhhh.
En ese instante X marchó despacito hacia la cocina y a los lejos escuchó “ni hablar de invitarte a salir no?”.


X sólo pensó en que hace mucho, mucho tiempo que no acepta halagos de extraños, que no mira hombres, que no coquetea y que los sujetos se convirtieron en un terreno desconocido.

2 comentarios:

Mel Blanc dijo...

Sí, creo que es así. Una vez le pregunté a un filósofo y economista qué pasaría con la humanidad si se cumplieran los pronósticos agoreros para 2012, y me respondió que en un escenario posapocalíptico la gente que quedara se iría adaptando gradualmente a las incomodidades, hasta prácticamente olvidarse de que alguna vez vivió en medio de comodidades. Besos!

Mi Persona dijo...

Vos decís que ando "narcotizada"? (concepto de una vieja teoría de comunicación). Usted tiene razón. Bien, ya abriremos entonces los capítulos de encuentros entre X y sus sucesivos sujetos.

Gracias por pasar. Beso!.