22 de junio de 2009

De puchos


Kilómetros de tinta se han escupido sobre la afición de fumar, el vicio del pucho. Soy una fumadora social, una fumadora postcoital, una ebria fumadora, y puedo no tener comida, pero jamás me faltará un paquete de Marlboro Box. Yo simplemente fumo para no matar gente, porque los abrazos también me relajan, pero de eso no venden en el kiosco.

5 comentarios:

el_iluso_careta dijo...

yo lo acabo de dejar para que él no me deje a mi

Lorena dijo...

Qué lindo lo que decís, Fer! Si habrían más abrazos, habrían menos puchos en el planeta... besos!!

Anónimo dijo...

Alguna vez, la revista deportiva El Gráfico juntó en una entrevista a Borges y a Menotti. Fue luego de que el técnico ganara el Mundial de Fútbol. Menotti contó lo nervioso que estaba por enfrentarse a semejante personaje. Apenas lo vio, le preguntó.
-Maestro, ¿le molesta si fumo?
-No, Menotti, fume nomás. Lo que molesta es la estupidez de la gente y no el humo de su cigarrillo.
Menotti, dijo, se sintió muy presionado. No por el pucho. Pero sí por tener que decir, luego de esa frase, cosas inteligentes nada más y nada menos que delante de Borges.
Yo no fumo. Pero el pucho no me molesta. Besos

Diego Jemio

Mi persona dijo...

Iluso... él jamás nos abandona, tiene una fidelidad única!. Es nuestro cuerpo o nuestra cabeza el que le dice basta.

Sí Lore!... aunque si los abrazos los vendieran en los kioscos no estarían tan cotizados. Aunque tienen su parte de adictivos como los puchos.

Diego: Lo que molesta es siempre la estupidez de la gente... el humo es sólo un accidente del placer.

Besos, gracias.

el_iluso_careta dijo...

la mía le dijo basta y mi salud y mi bolsillo bailan en una pata!!!!
escuchando Ramones - KKK Took My Baby Away