11 de julio de 2009

(Tanto)



Tanto Moreno, tanto Jaime con sus causas, tanto cambio de gabinete, G8, G5, Cristina tomando mal la medicación, Federica en celo, Bruno pesando dos kilos, yo pesando miles. Tanta espera, tanta desidia, tanto mensaje de texto, más mensaje que no aparece, más llamada que conmueve, más desaparición. Tanto conflicto mundial, tantos muertos en Kabul, tanta represión en Irán, en el medio un cuento de Fontanarrosa, la lucha por seguir la ilación de Saramago, la desilusión de aquel escrito que tanto me gustó en la adolescencia. Tanto caos, que los números no cierran, que Boudou se reúne el martes (no debo olvidarlo), tanto trabajo, tantas horas frente a una máquina, tanto pensar en el doctorado, tanto miedo a lo que vendrá, tanto mirar lo que está viniendo. Tanto calcular, ordenar, planear. Tanto cumplir, tanto deber, tanto estar pendiente de los gritos del jefe, tanta acidez.

Tanto hambre, tanto cigarrillo. Pensar en los empleados, en la empleada, en los compañeros, en el pintor, en Federica, en el veterinario. Tanto sumar deudas, tanto dinero que necesito y ya lo gasté, tanto ir, venir, trasladarme. Tantas ganas de irme a la mierda. Tanta presión, tanta que no puedo escribir, tanta que no se me cae un idea ni de las malas (las de siempre). Tanto estar sin mirar, sin atender, sin entender.

Tanto para los otros, tan poco para mi.

3 comentarios:

Señor Posmópolis dijo...

Tanta palabra, tan pocos lazos.

¿Vendrás a Posmópolis?

Juanjo Domínguez dijo...

Tranqui, Fer. No desesperés. Besos.

Mi persona dijo...

Muchas palabras, Señor Posmópilis... eso soy. Lo de los lazos lo podemos discutir.

Voy a ir.
Gracias por venir.

Querio Juanjo... son sólo lapsos de desquicio. Siempre se van.
Muchos besos, nene, tengo ganas de verte.