16 de julio de 2009

¡Te atrapé!... hace años que se me esconde la explicación. Siempre me llamó la atención tu simpatía por los cariños lejanos, los hombres con propietaria, los imposibles. Y te haces la altruista, cobarde. En cuanto atisbas una futura herida huyes, es más simple buscar el abandono, el golpe certero, el daño inmediato. De eso entiendes bien. Te asusta el cariño, no lo puedes disfrutar, no tienes capacidad de manejo.
Dale, seguí llorando porque ese o aquel no te da bola. Si se fijase en vos probablemente (seguramente) tus piernas cortas correrían los más rápido que esos pulmones fumadores te lo permiten.
Y te autoproclamas “esperanzada”. Cobarde.
Dale, corre nomás, la soledad te va a alcanzar igual. Tanto que la buscas, pero te mientes que no la quieres, engañas a terceros gritando que aborreces la demagogia de la soledad.
Crías dos perros, nena. Aceptalo. Tu plan favorito son los pijamas, un libro y la cama toda para vos. Ya no me engañas más con eso de querer amar al correcto. Te fascina perseguir al canalla, porque manejas los abandonos, mas no el cariño.
Perra asquerosa, junto a la comida escondes los pañuelos descartables. Estoy harta de tus malos escritos estragosos.
“Levantas” para alimentar tu ego, porque es más fácil obnubilar que enamorar. Es mucho más simple engatusar y levantar tus costosas prendas de diseño que acompañar. Qué te haces la compasiva.
Manipuladora, secadora de cabezas. Convences a todos tus bobos de que dejarte es la mejor opción, acusándolos a ellos de cobardes.
Dale nomás. Mentiles, pero a mi no me engañas más.


P/D: En cuanto a tu plan de suicidio con el tabaco, 20 por día es un buen camino. Pero me tiene harta el tufo en el cuarto.

2 comentarios:

El Profe dijo...

Una realidad de tantos.... muco que disfrutar en este espacio tuyo, que se nota auténtico y honesto. ¡Saludos desde Tierra del Fuego!

Mi persona dijo...

Epa,bienvenido. Muchas gracias.
Más que honestidad hay mucha imaginación jajaja.

Pasaré a visitarlo. Bah!, ya anduve husmeando.

Bienvenido, nuevamente.

Beso.