18 de noviembre de 2010

De nombres y futuras despedidas.

En el nombre del Bruno, de los siete (qué gran número) salchis y de Royal Canin, los cachorros han sido nombrados y algunos renombrados.


Baco, Dios del vino, de las orgías. En su prontuario figura como el Sátiro de la Teta. Es el que pesa casi dos kilos, el con cara de patotero y andar de gordo deportista.
Renombrado: Nicanor.




Socri, él está más allá de sus hermanos, juega solo, se divierte mordiendo la cucha o la pata de una mesa, no reconoce órdenes ni pedidos. Conocido como Mini Bruno, por su gran parecido al padre.
Renombrado: Peter.








Trotsky, el capo del campamento, mandamás del ejército, peleador silencioso. Conocido como El busca pleito.
Renombrado: Felipe.






Peque, por su cara infinitamente tierna. Orejas gigantes, casi dorado, casi chocolate. Mantenemos un amor platónico. Él me conoce, se sube a mis piernas y pide cariño. Entre la jauría lo reconozco porque es mío y yo soy de él.











Penélope. Es la más pequeña, con gran parecido a su madre, traviesa, despierta, curiosa. La que más busca a los humanos. Es la primera que trascendió la galería. Color chocolate.
Su alías es Pene. Su nombre se debe a los caprichos perversos de mi hermana. Le pertenece al mundo, pero vivirá en la casa de Baby (mi hermana).






Mistic. Esta se camufla, suelo confundirla porque tiene un poquito de todos los demás. Nació marrón, mutó a chocolate. Nació flaca, ahora está entre las mejores alimentadas. Duerme como el Socri, muerde como el Busca Pleito, es traviesa como Pene y casi chocolate como el Peque.











Musa. Las Musas de la mitología eran hijas de Zeus, ésta del pavo del Bruno Alberto. Es marrón, poderosa, importante. Juro haberla visto moviendo la pata al ritmo de los Redondos.


Todos deben irse. Y cada vez que los Roca habitan mis manos me trago los mocos.

4 comentarios:

Ivi * dijo...

Si fuera fácil mantener a tantos perros tendría mil salchichitas dando vuelta por mi casa. Mil, lo juro. MIL.

Qué lindos son todoooooooooooooos, lástima que yo ya tengo al mío (y lindos problemas que nos da el pobrecito que tiene las mil y una alergias).

Mi no vida dijo...

Ai q lindooos!
Mi perra tuvo 8, me enamore del mas gordo, era muuuuuuy gordo.
Se lo dieron al padre.
Espero que estes bien.
Beso!

Mi Persona dijo...

Ivi: Mil es como mucho, yo con 9 tenía los pelos de punta y dos me agotan jajajajaja. Son muy, muy, muy traviesos e hinchapelotas, aunque acepto que esas orejotas y las arrugas me llenan la vida de amor.

Mi no vida: Yo me enamoré un poquito de todos, pero el Sátiro de la teta es una ternura, es muy gordo, de esos gordos buenos que le gusta que le rasquen la papada.

Gracias por venir.

Beso!

nadasepierde dijo...

que lindos!!!
como me gustaría volver a tener un perro, pero no es el momento!

beso