6 de mayo de 2010

Versión libre


Escribir un libro, plantar un árbol, tener un hijo, donar un órgano.



Vale, el libro entero no es mío.




























Los plantines, ya destruidos por los cachorros, no eran ni serían un árbol.








Y los hijos son dos perros, pero la naturaleza es sabia y sólo me permitió acceder a estos canes.








En cuanto a donar un órgano, tengo mi carnet, pero dicen por ahí que no servirán ni de comida para los perros.




Bueh, es lo que hay.


2 comentarios:

Mel Blanc dijo...

Me metí a investigar un poco y tu participación en el libro versa sobre "ESTUDIO SOBRE LAS REFORMAS ADMINISTRATIVAS EN EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE LA PROVINCIA DE SALTA". La verdad es que el tema parece serio, pero es demasiado para que lo lea un viernes por la tarde, sorry. Besos y buen finde!

Mi persona dijo...

Jajajajajaja serio puede ser sinónimo de aburrido, lo sé. Tengo un trabajo aburrido, maldita sea! jajajaja.

Muy buen fin de semana para Usted y mejores días.

Beso, beso.