24 de agosto de 2010

El querer y el tener.

Quería tener cinco hijos. Pero tiene dos perros.
Quería un marido fiel. Y consiguió montones de historias estragosas y kilómetros de malos recuerdos.
Quería vivir en una ciudad bonita. Y se enamoró y volvió a la provincia que sienta tan lejana.
Quería desprenderse de los malos recuerdos. Pero sólo logró acomodarlos.
Quería tener un jardín. Pero es pésima cuidando plantas.
Quería cortinas a cuadros en la cocina. Y papá puso las rayadas.


Las cosas no están saliendo como quería. Qué cagada jajaja.

4 comentarios:

Mel Blanc dijo...

Qué simple y qué lindo texto. Así, cortito, espectacular. Y sí, la vida parece empeñarse en echar por tierra los planes de uno. Cuando era niño, jamás me hubiese imaginado que a la edad que tengo no iba a ser un señor serio y alto, pero bueno, al menos no soy hincha de Boca. Besos!

El alter ego de Mabel dijo...

Como que tenía línea directa con el cosmos pero había un temita con la traducción, parece...

nadasepierde dijo...

Tenía una vida por delante, y se dispuso a disfrutarla, y lograr lo que quería... los 5 hijos que jueguen con los dos perros, la pareja fiel, la casa con cortinas a cuadros y con un lindo jardín, en una linda ciudad...y teniendo todo eso, los malos recuerdos iban a ser nada mas que eso, malos recuerdos.

muy lindo como lo contás... si lo querés, lo tenés.

un beso

Petardo Contreras dijo...

Yo quería tener una melena de león...